Herramientas de Lectura
Aumentar fuente
Reducir fuente
Restaurar fuente
Fotografía
Servicios
Enviar esta nota por mail
Imprimir esta nota
Agregar a mis noticias
Martes 21 de octubre de 2014
 
Aunque a medida que se afiance la actividad habrá incrementos
El sueldo mínimo de un trabajador arandanero es de $630
Walter Cáceres, Secretario de Actas de la Seccional Concordia de UATRE (Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores) precisó que un trabajador de la producción del arándano tiene garantizado un sueldo mínimo de $630.
imprimirenviar por mail
Cáceres, quien también integra la comisión asesora regional Nº 3 del Ministerio de Trabajo, remarcó que “la del arándano es una actividad nueva”, al que “recién han regulado las condiciones de trabajo”. Por lo que anticipó que “el tema jornales, es algo que seguramente va a variar en los próximos días”, a favor del bolsillo del trabajador.

La remuneración también dependerá de la labor específica del trabajador, ya que para la nueva actividad productiva la asesoría ministerial estableció 16 categorías Cáceres descartó que para la presente temporada haya una gran demanda de mano de obra, pero destacó la posibilidad que tendrán los titulares del Plan Jefes y Jefas de Hogar que sean seleccionados de los cursos de capacitación. Los cuales tendrán un ingreso genuino por dos o tres meses, sin perder el beneficio del plan.

Cáceres explicó que para toda actividad laboral que se desempeñe en el ámbito rural, es la Comisión Asesora Regional del Ministerio de Trabajo, la que esta obligada a fijar las condiciones de trabajo y categorías para el personal que será ocupado en esta producción.

Insistió en varias oportunidades con que “es una actividad nueva y el trabajo es irregular en materia de permanencia o estabilidad”. Ya que para esta primera etapa se ocupara una cantidad importante de personas, únicamente para la cosecha.

Pero destacó que luego habrá que perfeccionarse para otras tareas como la poda de la planta o el trabajo en el galpón de empaque.

Anticipando que en conjunto con la estación local del INTA “seguimos trabajando, para que una vez que se termine este curso de recolección, comencemos con los cursos de otras tareas, como la poda de la planta de arándano”.

Así como la recolección se llevaría a cabo durante los mese de octubre, noviembre y diciembre, “para enero febrero se estaría haciendo la poda y de esta manera estaríamos dando cierta continuidad, por lo que estamos trabajando en otras capacitaciones”.


CANTIDAD DE TRABAJADORES

Consultado sobre cual es la cantidad de trabajadores que hoy está demandando esta nueva actividad, eludió el dar números precisos.
Dio que “en tema de podas, depende del daño de la planta, ya que de acuerdo a esto se incrementa la necesidad de mano de obra o no”. Mientras que “en lo que respecta a la recolección se calculan entre 10 y 12 personas por hectárea”.

Ante la pregunta repetida, se remitió a los datos estimados por la Asociación de Productores de Arándanos, quienes anunciaron que necesitarán entre 1800 y 2000 personas, para concretar la cosecha de finales de año.

Fue allí donde el dirigente rural dijo no tener “conocimiento” de una gran demanda de mano de obra. “Este año por lo menos nosotros no tuvimos este tipo de consulta”.

Según explicó, “esto se debe a que la cosecha empieza con poco personal, hasta que llega un pico que seguramente se dará a fines de octubre, y después nuevamente comienza a descender la necesidad de mano de obra”.


SUELDO Y CATEGORÍAS

En materia de remuneración vale remarcar que cada trabajador tiene un sueldo mínimo de $630, que el caso de los titulares del Plan Jefes y Jefas de Hogar que sean seleccionados de los cursos de capacitación, tendrán que sumar los $150 de plan, ya que según se confirmó oficialmente, el programa no será perdido por los trabajadores. Siempre y cuando no pasen a formar parte de la planta del personal estable de un establecimiento.

Con respecto a las categorías que se establecieron para los trabajadores de esta producción, Cáceres explicó que “hay categorías de trabajadores que tienen cierta similitud con la citricultura, pero hay otros que son específicas de la actividad del arándano, por ejemplo la categoría del dosificador”. Siendo mas especifico, puntualizó que “la fertilización se trabaja por el riego y goteo, por lo que tiene que haber una persona especializada en el trabajo de las bombas. Como para individualizar los lotes que hay que fertilizar y los lotes que no, la cantidad del producto que se utiliza y otras particularidades”.

En ese sentido, el dirigente de UATRE remarcó que “es importante el hecho de categorizar, porque así se valora la tarea del trabajador en estos establecimientos”.

Por el momento, las distintas tareas en un establecimiento dedicado a la producción de arándanos están divididas en 16 categorías.


SUPERAN LOS 2000 INSCRIPTOS EN
LOS CURSOS PARA LA COSECHA

Los cursos de capacitación, dirigidos a beneficioarios de Jefes y Jefas de Hogar y a los desocupados que quieran trabajar en la cosecha del arándano, ya superaron los 2.000 inscriptos.

La información fue confirmada por el Secretario de Trabajo del Municipio, Alfredo Francolini, que destacó que los cursos que se dictan en el teatro Auditórium, están especialmente destinados a los beneficiario del plan Jefes y Jefas de Hogar “que quieran reinsertarse laboralmente”.

El funcioanrio subrayó que este tipo de cursos “perseguía un criterio fundamental, que es el retorno a la cultura del trabajo. A pesar que sabemos que es una tarea temporaria, por dos o tres meses”.

Subrayando allí que “lo importante es que la condición de beneficiario del plan Jefe y Jefa de hogar no cae. Aparte del sueldo mensual que puedan percibir, seguirán recibiendo los $150 del plan”. Salvo aquellos que puedan reinsertarse laboralmente y quedar en las plantas permanentes de las respectivas plantaciones. (Diario Junio)



link corto: http://www.elsindical.com/376 Imprimirenviar por mailMis noticiasPortada
www.elsindical.com: redaccion@elsindical.com - Paraná - Entre Ríos - Argentina   Teléfono 0343-156 227020
Director: Sergio Cantero